Podría haber sido Tigregatica, porque a él le hubiese gustado más. Pero el apelativo de Mono lo definió por las buenas y por las malas, que son las que quiero incluir en este blog. Las buenas y las malas de antes y de ahora. Las mías y las ajenas. Las de nuestro país y las del mundo. Las que nos permiten vivir y las que nos obligan a hacerlo. En Dios creo, y en algunas personas (muertas y vivas) también. No demasiadas. Pero suficientes. Todos los demás, que paguen al contado.

martes, 28 de octubre de 2008

LOS VERDADEROS DUEÑOS DE LA DEMOCRACIA

Me adelanto 48 horas. Escribo esto antes del vendaval de mentiras e hipocresías que nos saturarán con motivo del 25º aniversario de la recuperación de la democracia (formal o lo que sea). El desfile comenzó con el homenaje a Alfonsín semanas atrás y terminará (seguro) con los suplementos ad-hoc que preparan La Nación y Clarín.///
Lo de Alfonsín ya fue bastante meneado en este sitio, con sus pro y sus contras. Fue edificante. Lo de nuestros diarios formadores de opinión para la alta burguesía y la clasemierda se rebate con las propias tapas y editoriales que los señalados pasquines regalaban entre 1976 y 1983.///
Trabajo como profesor de periodismo en la escuela terciaria del Instituto Grafotécnico de Buenos Aires. En el hall circular de su centenaria sede, alguien inteligente colocó hace años varias gigantografías con las tapas y editoriales que menciono más arriba. Hablan por sí mismos. Y no dejan ni un resquicio para el retruco. Esos diarios (y los demás también) fueron colaboracionistas de la dictadura. Y no tienen ni un ápice de autoridad para bañarse de democracia en este aniversario. No les pertenece. Fueron cómplices. Y punto. ///
En cuanto a los verdaderos dueños de la vuelta a la democracia (reitero, imperfecta, demasiado imperfecta quizás) no tienen nada que ver ni con Alfonsín, ni mucho menos con la Unión Cívica Radical. Sé que soy reiterativo, pero fue el partido colaboracionista por fuerza de los números: 600 de sus cuadros ocuparon intendencias y embajadas de la mano de Videla, Viola, Galtieri y Bignone. Los apellidos de Amaya y Karakachoff (mártires, sin duda) no alcanzan para borrar el oprobio de la UCR como entidad partidaria.///
Para no abundar y dirigirme al centro de la cuestión, me remito al número 5 de la revista “Contraeditorial”, aparecido este mes de octubre. Entre muchas notas de valor y algunas de menor monta, se puede rescatar el peso del trabajo del ingeniero agrónomo Alberto Lapolla en su nota “La derecha y el retorno del partido del orden”, una réplica feroz al subdirector de La Nación, Fernán Saguier. Lapolla es genetista, historiador, ensayista político e histórico. Ejerce la docencia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, en la Universidad Nacional de La Matanza y en UNIDA, así como en varias instituciones privadas vinculadas con el tema ambiental. Publicó numerosos libros, entre ellos “Los hechos y las razones” y “Sojización y dependencia”.///
Pues bien, en su largo artículo, Lapolla responde a Saguier y recuerda lo siguiente. Es un simple párrafo, que vale más que los millones de palabras huecas con que nos atronarán hasta el jueves aquellos que nunca creyeron en la democracia o que la violentaron hasta el hartazgo. Aquí va:///
“…sin embargo, el pedido de acabar con la ‘guerrilla fabril’ reclamado por (Ricardo) Balbín, (Mariano) Grondona y (el diario) La Nación se cumpliría a rajatabla unos meses más tarde. La dictadura antiindustrialista establecida por las Fuerzas Armadas con fuerte apoyatura civil el 24 de marzo de 1976, cumpliría con creces la consigna de terminar con esa ‘guerrilla fabril’…”///
Y sigue: “…De los 30.000 desaparecidos, el 55 por ciento son dirigentes sindicales de base, es decir, unos 18.000 dirigentes obreros. La dictadura detendría además a 300.000 de ellos y expulsaría a 800.000 delegados de fábrica, cerrando en su curso 50.000 establecimientos fabriles, cifra que llegaría a 217.000 en diciembre de 2001(Alfonsín + Menem + De la Rúa), al final del ciclo desindustrializador…”.///
Yo creo en estos números. Y creo en los nombres de los anónimos que no se citarán en el acto masturbatorio que anuncia el radicalismo para el jueves 30 en el Luna Park, ni en los suplementos de La Nación y de Clarín.///
Esos y sólo esos, son los verdaderos dueños del retorno democrático (formal, banal o como quiera llamársele). El resto que se rasga la camisa (por algo será…) estaba en aquel tiempo debajo de la cama (en el mejor de los casos) o directamente en la trinchera enemiga.

5 comentarios:

Eva Row dijo...

Simplemente, glorioso post Enrique. A los muertos de todas las batallas los despojan dos veces, una vez de sus vidas, y la segunda, cuando los que no murieron, ni lucharon, y algunos hasta fueron los victimarios, se apropian del recibo con el que ellos pagaron como si fuera propio para reclamar la propiedad de lo disputado. Como si fuera una mercadería sin dueño. Son vivillos apropiadores de mercadería robada. Los dueños son los muertos. Los otros, vergüenza para los victimarios y deuda eterna con los muertos, para los beneficiarios.

LUCIANO dijo...

Enrique: Excelente artículo, como te caracteriza. No voy a abundar porque ya sabés que pienso del alfonsinismo, y vos lo expresás con absoluta claridad

Abrazo, como siempre

Francisco dijo...

Ocultar que el Alfonsinismo sirvió más al retonro de la democracia que el peronismo es de un tipo con bajeza.
El peronismo de la época, era el "ortodoxo" y el de derecha, y gritaban a los cuatro vientos "olvido y perdón" para los asesinos y apoyaban la autoamnistía de los militares. A la vez venían negociando ávidamente con ellos -hasta que se perdió Malvinas y el apoyo extranjero yankee al Proceso, y "justito" en ese momento y sin que se pueda sospechar de que la embajada haya puesto unos mangos a los "muchachos" para desestabilizar un gobierno que se le dio vuelta al invadir sus "islas" se dieron vuelta y fueron a la huelga. Si no era por Alfonsín, hoy Videla sería Pinochet, los peronistas del aparato ya habrían dividido a las bases y las habrían puesto en contra de esos "terroristas" que invadieron "SUS" fábricas a "sus" sindicalistas.
El alfonsinismo tuvo TODO el apoyo del ERP, de Montoneros y de la Tendencia a escala de militancia (las dirigencias en cambio se dividieron). Pero Alfonsín representó un espíritu de época y cambio que Luder, Cafiero, Herminio Iglesias, jamás hubieran tenido ... e incluso a esos caraduras no les hubiera dado vergüenza legaliza el partido de la democracia social de Massera. Cuando vino Menem se vio lo que era el peronismo de la época, que les faltó pedir disculpas a los milicos por los juicios nomás. Captó a la lacra quebrada que había militado en Montoneros y ahora era ultraliberal (el rejunte de lo peor).
Así que viendo a Alfonsín a la distancia, el tipo se agranda por la basura que tuvo al lado y que tuvo después. No había NADIE mejor que él en la época. Nombrame alguno si podés. No había nadie que quería emprender el plan "derecho-humanista" como hizo él -y usó como bandera (y por eso le calienta a los peronistas "ortodoxos" que al final eran más procesistas que los mismos UCR tan golpistas). No hubo nadie que posibilitó mejor emprender la guerra cultural contra el Proceso. Incluso, como justifica gente de Montoneros, los "dos demonios" en ESA época sirvió como un "entre"... la necesidad de reivindicar un poquito, de atacar al enemigo, de abrir la cancha. Hasta el momento la publicidad era "el demonio es Montoneros" y entonces se abrió a "y también el Proceso". Que después el peronismo vendido de Menem no avanzó en desdemonizar a Montoneros no es culpa de Alfonsín. Recién con Kirchner se produjo eso, con el agravante de haber falseado TOTALMENTE el pasado de la guerrilla (reducida a un club de "intelectuales idealistas chupados por querer un país mejor").
Sin Alfonsín habrían estado TODOS libres y sin juicio hasta el Kirchnerismo, y aún más. Hubiera sido IMPOSIBLE el Kirchnerismo en su reivindicación militante (y hubiera sido un salto demasiado grande en lo cultural de "apoyar al Proceso" como con el peronismo ortodoxo y el menemismo atorrante a querer meterlos presos de una).
Sin Alfonsín no hay Kirhcner "deecho-humanista", por eso le pusieron un busto en la Rosada. Porque se dieron cuenta que eso se lo deben al viejo. El resto, las jugarretas, el pacto de Olivos, la debilidad, el amañamiento, todo es una crítica justa a Alfonsín. Pero el impulso de la cultura democrática lo dio él y no otro, el resto es verso y reescribir la historia a pedido de los peronistas que HOY, HOY repito, son "nacional-populares" y ultra-K pero hasta ayer eran duhaldistas de oscuro pasado en el Proceso, menemistas liberales y tipos que lo único que le critican a los milicos es que "deberían haber fusilado a esos zurdos en la cancha de River".
El verdadero enemigo está dentro, el aparato del PJ es más gorial, garca y procesista que cualquier radicheta de papel. Esperar que sean ellos los verdaderos dueños de la democracia es de fumado.
Y esperar que sea Kirchner es totalmente anacrónico.
Quién es el verdadero dueño, a ver?? (obviamente el Pueblo, pero hablamos de un exponente político, que la Historia muestra que es Alfonsín). Quién sino el Pueblo o el viejo radicheta pidieron juicios, ni olvido ni perdón, nunca más, cárcel al represor, libertad al pueblo, salud, educación, justicia... el resto (el aparato del PJ) quería la transición de Chile, y no la española.
El antialfonsinismo de algunos, es como el antiperonismo de los liberales garcas, y los hace "aliarse" sin que lo sepan con sus posturas. Si estuviésemos en 1983 no creo que ninguno de ustedes atacaría a Alfonsín y diría que Luder o Herminio Iglesias es padre de nada, porque sabrían que es puro verso. Así que piensen en época, y tiren si se atreven los nombres ocultos de los "verdadros demócratas" que nadie conoce de entonces.

Enrique Martín dijo...

Estimado Francisco: Confundir a algunos delincuentes, como Menem, con toda la historia del peronismo es como comparar a Leandro Alem con López Murphy (radical) o a Yrigoyen con Carrió (radical). Como se me acabaron (con Alem y don Hipólito) los dos únicos exponentes nacionales y populares de la UCR, le dejo la siguiente reflexión: criticar (o correr) al peronismo por izquierda es como querer pescar en un plato de sopa: absurdo e inútil. En la Argentina no hubo nunca nadie más a la izquierda que el peronismo (ver constituciónd del 49). Por eso Vilma Ripoll, De Gennaro, Lilita,Murphito y etcéteras, estaban semanas atrás en el acto de la Sociedad Rural en el monumento de los españoles. Es que por derecha siempre resulta más fácil. Vea y analice las posturas de los legisladores en el congreso actual y verá que no le pifio...
PD: AH, COBOS TAMBIÉN ES RADICAL (un verdadero revolucionario)
PD Francisco, no joda, la UCR sólo tiene (o tuvo) peso en la Universidad, que siempre fue un nido de gorilas, tanto de derecha como de izquierda.
Recomendación: Revise la historia de Eva Perón y del padre Mujica. Allí encontrará las respuestas a muchas de sus preocupaciones.
PD III No crea mucho en el busto que Cristina le colocó a Alfonsín. Es puro oportunismo, o defensa propia, como prefiera. Hay mucho gorilaje ahí afuera...
Mono Gatica

Enrique Martín dijo...

AL RADICAL FRANCISCO: VEA QUIÉNES HOMENAJEARON HOY A ALFONSÍN CON MOTIVO DEL 25º ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DEMOCRÁTICA. RECIBIÓ EN SU CASA A LOS GOLPISTAS DE LA MESA DE ENLACE CAMPESTRE, INCLUÍDO BUZZI, QUIEN HACE UN MES EN EL CHACO CONFESÓ QUE EL CONFLICTO POR LAS RETENCIONES TENÍA COMO TELÓN DE FONDO "LA EROSIÓN Y EL DESPRESTIGIO DEL GOBIERNO DESDE CUALQUIER ÁNGULO". PARECE QUE DON RAÚL ESE DÍA TENÍA CITA CON EL MÉDICO Y NO SE ENTERÓ.
pd Usted no quiere debatir, y yo tampoco con usted, que además miente cuando dice que es peronista de izquierda. Si fuese cierto, YO SOY PERÓN.
pd II EN Perfil y en Noticias atenderán sus reclamos con todo gusto. O escríbale a Mariano Grondona.
Saludos MONOGATICA