Podría haber sido Tigregatica, porque a él le hubiese gustado más. Pero el apelativo de Mono lo definió por las buenas y por las malas, que son las que quiero incluir en este blog. Las buenas y las malas de antes y de ahora. Las mías y las ajenas. Las de nuestro país y las del mundo. Las que nos permiten vivir y las que nos obligan a hacerlo. En Dios creo, y en algunas personas (muertas y vivas) también. No demasiadas. Pero suficientes. Todos los demás, que paguen al contado.

viernes, 13 de noviembre de 2009

LÓGICA SINDICAL

LÓGICA SINDICAL TROSTKISTA (o progre para TN):

1) El reclamo es por un incremento salarial de 200 pesos.

2) Se lo hacemos saber a la empresa por medio de la cartelera gremial de la fábrica.

3) Como la empresa no se da por enterada, votamos en asamblea, todos unidos y en forma unánime y solidaria, un paro por 24 horas para reforzar el reclamo.

4) Como la empresa no contesta, extendemos el reclamo a una semana.

5) Como sigue sin contestar, paramos por dos semanas (a excepción del período de conciliación obligatoria) y luego retomamos la “lucha”.

6) La empresa se crispa y despide 25 operarios.

7) Entonces nosotros declaramos paro por tiempo indeterminado y rompemos alguna máquina.

Mientras tanto, no cobramos el sueldo y la empresa sufre un previsible perjuicio económico.

7) Una semana después, exigimos la reincorporación de los despedidos.

8) Dos semanas después, la empresa accede a reincorporar a 20 de los 25 despedidos.

9) Como ya no aguantamos sin cobrar y la fábrica está a punto de quebrar, aceptamos la propuesta en asamblea, en forma unánime y fervorosa. Decimos que la reincorporación fue el producto de la unidad y de la “lucha” de los compañeros, y generamos un fondo solidario para bancar a los 5 que ya no volverán a trabajar.

10) Del reclamo de aumento no se sabrá más nada hasta la próxima medida de fuerza.

LÓGICA SINDICAL PERONISTA:

1) El reclamo es por un incremento salarial de 200 pesos.

2) Se lo hacemos saber a la empresa por medio de los delegados, con el respaldo explícito del sindicato que nos agrupa.

3) Como la empresa no se da por enterada, reiteramos el reclamo de la misma forma.

4) Como la empresa no contesta, paramos una hora por turno.

5) Como sigue sin contestar, paramos un día de la semana siguiente, para permitir el diálogo.

6) Mientras tanto, seguimos cobrando y la fábrica continúa produciendo, pero la empresa se crispa debido al temor de que se intensifique el conflicto.

7) El sindicato le advierte a la empresa que el reclamo fabril se extenderá a todas las empresas del sector. Mientras, los operarios continúan trabajando y la empresa produciendo.

8) Consultada la Cámara empresarial del rubro, la empresa decide acordar un aumento de 100 pesos.

9) La comisión interna acepta, pero con la condición de que el restante 50 por ciento del reclamo salarial comienze a discutirse 60 días después.

10) La empresa acepta. Los trabajadores cobran el aumento. No hubo ningún despedido. Nadie dejó de percibir haberes. La empresa no perdió un centavo. Los trabajadores recibieron un aumento de sueldo, producto de una lucha sindical seria.

Si la derecha (los partidos opositores y los medios que los dirigen), prefieren hoy -como parece- al sindicalismo trostkista, no es porque no conozcan estas lógicas de la lucha gremial. Sólo están jugando el preliminar de la desestabilización de un gobierno que prefiere a los trabajadores.

Cuando la derecha sea gobierno (con Cobos, Macri o quien sea) sólo hablará la represión, allí donde los dos sindicalismos son verdaderos compañeros.

2 comentarios:

dedalo dijo...

no soy del palo, pero lo veo igual... nunca mas claro...

Anónimo dijo...

Clarisimo, ojala este razonamiento tenga más difución así los opinadores que andan dando vuelta se curtan un poco de como funciona el sistema y de la necesidad de peronismo. Grave error de la cupula de la CGT de dejar avanzar a los pseudo gremios de izquierda que solo buscan destrucción y prebenda, saludos mono