Podría haber sido Tigregatica, porque a él le hubiese gustado más. Pero el apelativo de Mono lo definió por las buenas y por las malas, que son las que quiero incluir en este blog. Las buenas y las malas de antes y de ahora. Las mías y las ajenas. Las de nuestro país y las del mundo. Las que nos permiten vivir y las que nos obligan a hacerlo. En Dios creo, y en algunas personas (muertas y vivas) también. No demasiadas. Pero suficientes. Todos los demás, que paguen al contado.

viernes, 27 de noviembre de 2009

CENSURA EN ARTEPOLÍTICA.com

Con el argumento de que mis posts deben desde ahora estar sujetos a moderación (¡después de dos años!), el sitio artepolítica.com, del que participé en ese lapso como posteador y comentarista, me informa elípticamente que estoy afuera, para lo cual además me borró de la lista de autores.

Ante la penosa situación suscitada, envié esta carta-mensaje a los responsables de artepolitica, que ellos publicarán o no, lo mismo me da. Igual los que quieran, se enterarán.

"No me interesa armar una discusión ideológica con todo esto. Para mí (ahora sí) es censura lisa y llana, más allá de que la disfracen con la palabra "moderación". Hace más de dos años que posteo de la misma manera y nadie se quejó, ni intentó moderar nada. Yo jamás impugné a alguien por haberme insultado, cosa que se repitió muchas veces, sin que uds. moderasen esos insultos. Uds. tienen derecho a admitir a quien quieran en el sitio, eso está claro. Pero no tienen derecho a mentir. Moderan lo que no les gusta ideológicamente y punto ¿O resulta que ahora son pacatos y los volvió locos una puteada? Además, creo que uso bastante bien el idioma. Hay personas que comentan mis posts sólo hablando de otros temas, porque no tienen argumento alguno. No sé si se los modera, pero veo que hoy día siguen ahí. En fin, entendí el mensaje, que debió ser más claro para evitar pérdidas de tiempo. Si quieren un cenáculo, tipo torre de marfil, lo tendrán. Pero dénse una vuelta por la realidad, como decía Abelardo Castillo. Prohibir siempre es malo. Moderar es una forma de prohibir. Ah, y recuerdo que tuvimos un presidente que llegó al cargo en base a su presunta moderación, con el benéplacito de todos los moderados y moderadores del país. El día de su caída dejó un tendal de 20 muertos, por los que aun no pagó...

Bien. Seguiré con mi blog y comentaré con blogueros la situación planteada.
Sin rencores.
Monogatica.

7 comentarios:

Camilo dijo...

Han pasado un montón de años desde que nos propusimos vivir en democracia y no aprendimos nada, ni siquiera su verdadero significado.
Sólo le han incorporado un par de eufemismos que no hacen más que denunciar la hipocresía gatopardista de la clase media y su mediania crónica.
¡Cuanto servilismo y mediocridad disfrazados de equilibrio!
La moderación en Artepolítica o en cualquier otro medio es "censura", algo que en materia de expresión, de libertad de expresión, equivale a prohibición.
Nada hay más antagónico a la libertad que la prohibición, por más eufemismos que usen los "moderadores" en su recurrente pretensión de convencernos que el rey está vestido.
Los primeros "modereradores" que vi "trabajando" fueron Neustadt y Grondona, cuando "moderaban" los "debates" del elenco estable de políticos complacientes, organizados por la Cámara Argentina de Anunciantes y alguna otra entidad por el estilo para ponerse el ropaje de "democráticos" después de haber hecho buena diferencia con el proceso, que no fue sólo militar.
La acción era siempre la misma: atacaban el fondo de cualquier expresión que pudiera incomodar al establismenth, con la excusa de cuidar las formas.
Mi conclusión también era recurrente: ¡Que hipócritas los que armaban el circo y pelotudos los que aplaudían! Pareciera que tampoco en ese aspecto aprendimos nada.
Aún así, afortunadamente, algunas cosas los superan.
Internet es una de ellas, porque propone una horizontalidad que el verticalismo de los que están acostumbrados a mandar y a someter -y sus alcahuetes- no podrá alterar, aunque se afanen por moderar el disenso.
En Internet no hay pirámide, no hay centro. Ya no son el ombligo del mundo, ni el principio de las cosas. Al menos allí, se terminó el sentido unidireccional de la información. Las cosas van y vienen aunque algunos nostálgicos del kiosqueo crean que pueden sostener la vieja concepción piramidal.
Al menos en Internet, podrás seguir diciendo lo tuyo -aunque no sea en Arte política- y yo seguiré enriqueciéndome con el contenido de tus opiniones y propuestas, mientras los cultores de las formas se quedan “moderando” discursos recurrentes y vacíos, que no aportan nada.
Te tocó lidiar con otra de las diversas e inconducentes expresiones de la mediocridad de aquellos que por no ver con claridad el horizonte, o no bancarse las consecuencias de alcanzarlo, convierten el medio en un fin.
Lamento que Artepolitica no use su poder de convocatoria para contribuir a enriquecer el debate -que es el medio- y sumar con ello al esclarecimiento colectivo, para que no equivoquemos el rumbo en la búsqueda o el acompañamiento de transformaciones beneficiosas para todos -que es el fin-.
No lo hace, está dada a “moderar”. Una acción típica de los cultores de la ideología de la "buena imagen", que suele esconder las malas conductas y los peores propósitos.
Me encantaría proponer en ese ámbito pretendidamente esclarecido, y ahora recoleto, una encuesta sobre quiénes son los "verdaderos" padres de la democracia argentina, si Olegario Flores y tantos otros luchadores, Alfonsín -ya designado por el oportunismo de los medios y los mediocres que dejan que los diarios, la radio y la TV piensen por ellos-o la Tatcher.
Aunque imagino tu respuesta, y tus fundamentos, si Karina Yelinek me permitiera el uso del copyright de su celebrada sapiencia, "lo dejo a tu criterio".
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Cuando se denuncia censura hay que mostrar lo que censuraron, sino queda como una acusacion al aire.

Enrique Martín dijo...

Al señor Anónimo: Lo que censuraron es la simple nota que tiene a la vista: "La pregunta", pero lo hicieron con el artilugio de que la "moderarían", cosa que no hicieron en 72 horas. Esta censura sutil se aplica para desgastar al censurado y que finalmente se vaya a otra parte. No olvide que aquí nadie cobra y ndie paga. Es todo ad honorem. Cuando consulté, me dijeron que desde ahora "moderarían" todas mis entradas por decisión de los dueños del sitio, cosa que no hacen con los demás posteadores, a quienes ellos consideran "distintos"."confiables", etc. Esto viene a ocurrir cuando hace dos años posteo en Artepolítica. Si ud. mira el archivo, verá que soy uno de los que más comentarios general. Algunos posts míos han superado los 200 comentarios. Monogatica.

Lucas Carrasco dijo...

Ah, cómo? se moderan los comentarios, acá?

Enrique Martín dijo...

Se moderan, pero no se censuran. Esto es lo que hicieron ellos conmigo. Con el verso de la moderación, me censuraron los post. Tomá la medicina. A ver si te gusta...

schussheim dijo...

Estimado Enrique: mi solidaridad con usted.
Hice un post preguntando por el episodio de la censura, pero el colectivo de AP respondió con otro post que ni roza el tema.
Le mando un abrazo.
j

Politico Aficionado dijo...

Reciba Ud mi soliaridad, no podemos censurarnos entre compañeros.