Podría haber sido Tigregatica, porque a él le hubiese gustado más. Pero el apelativo de Mono lo definió por las buenas y por las malas, que son las que quiero incluir en este blog. Las buenas y las malas de antes y de ahora. Las mías y las ajenas. Las de nuestro país y las del mundo. Las que nos permiten vivir y las que nos obligan a hacerlo. En Dios creo, y en algunas personas (muertas y vivas) también. No demasiadas. Pero suficientes. Todos los demás, que paguen al contado.

martes, 26 de agosto de 2008

EL GRAN DIARIO ARGENTINO

Si por una vez la máquina fallara o si una mano traviesa pudiese establecer el desorden justiciero de las páginas; si por una vez cayeran los controles y mostrasen las cartas de la estafa, podríamos ver cómo un señor editorialista sin nombre se dedica a espantar clientes en el rubro 59 de los avisos clasificados, abogando por una clara y moderna educación sexual en las escuelas, mientras Vanesa y Romina te ofrecen sus tiernos servicios sin globito desde la página 7 del mismo ejemplar del mismo gran diario argentino.

6 comentarios:

Seba Lorenzo dijo...

jaja genial

Eva Row dijo...

Ese desorden, esa hipocresía, ese dolor.

MONA dijo...

negocios son negocios... es el Mercado!!!
Como dice Eduardo Galeano: "mercado hoy es el nombre de una potencia invisible, un nuevo dios que dirige nuestros actos y que prohíbe casi todo."

Agreguemos que algunos creen que PERMITE casi todo... veleidades de libertades que creemos tener...
SaLUDOS.
Muy lindo blog... lo visito siempre...

Laura Grinberg dijo...

Como la señora Eva Row, por razones que ella sabra, borro de su blog mi respuesta tu tan profundo comentario lleno de insultos, te respondo aca:

Antes de llamar de forma tan barata y prejuiciosa a alguien racista, discriminador, gorila, intolerante, acusar de apoyar al judaismo mas ortodoxo y estar con Miguens, ya que decis ser un docente, escritor y periodista, deberias argumentar un poco mas en vez de escribir todo una respuesta hablando de cosas que no dije, para terminar con una sarta de insultos baratos, que no aportan nada...

No se, yo no soy la gran pensadora, pero trato de no ponerme en un altar moral por sobre el resto e insultar a los que no piensen como yo...
Creo que eso que hiciste se llama intolerancia, la misma que acusas de que tengo yo...

Bueno, podes borrar esta respuesta, pero al menos se que la leiste...

Enrique Martín dijo...

Estimada Laura Grinberg: Este no es el lugar para responderte pero no tengo otro. Conozco a Eva Row y la creo incapaz de borrar un comentario, salvo que lo haya considerado tremendamente inapropiado. Se lo preguntaré. Con respecto a mí, ya ves que publico tu opinión, pese a tus (infundadas) dudas. Me gusta la polémica, no la censura. Y me interesa mucho más el fondo que la forma. Te doy un ejemplo, que creo válido. A Néstor Kirchner lo tildan de "agresivo" personas que consideraron y consideran que se puede torturar a alguien hasta la muerte "porque algo habrá hecho", es decir, esa barbaridad ni siquiera les parece mínimamente "agresiva". Las patrañas sobre el antisemitismo de Perón no las creyó ni Golda Meir. Aunque no es mi objetivo dar consejos, sería bueno que revisaras tu concepto sobre la "intolerancia". Por mi parte, puedo aceptar a un intolerante y también a un ignorante. Salvo que se trate de la misma persona.

MONA dijo...

Calma, Sres... mirá lo que dice este tipo; es Peter Senge, que escribe libros de management...
"En una civilización deslumbrada por lo nuevo, quizás nuestra mayor esperanza resida
en redescubrir lo conocido.... Nadie ha podido sustituir tecnológicamente la alegría o la felicidad. Y mucho menos reemplazar la fuerza del AMOR"